fbpx

Cordón umbilical del recién nacido.

Cordón umbilical del recién nacido.

Cordón umbilical del recién nacido.

Con respecto al cordón umbilical del recién nacido, su higiene, cura y sus posibles alteraciones, hay que tener claro muchos conceptos y olvidarnos de muchos mitos y tabúes.

Lo primero y más importante a tener en cuenta es que la zona del cordón umbilical puede lavarse –sin problema alguno- con agua y jabón, igual que el resto del cuerpo.

Después has de procurar secarlo bien.

Existe controversia también acerca de la conveniencia de bañar o no al bebé mientras no haya caído el cordón umbilical.

La evidencia señala actualmente que no hay problema en el baño con agua y jabón siempre que se seque posteriormente la zona para evitar proliferación bacteriana.

 

Índice.

  • Cura del cordón umbilical del recién nacido.
  • ¿Porqué usar antisépticos en la cura del cordón umbilical?
  • Cómo curar adecuadamente el cordón umbilical.
  • Diferentes alteraciones tras la caida del cordón umbilical.
  • Granuloma umbilical.

 

LIbro: Mi recién nacido: “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”.

También te puede interesar el libro:  Mi recién nacido: “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con todo lo que necesitan saber los padres en los primeros meses del nacimiento.

 

Cura del cordón umbilical del recién nacido.

El cordón se puede curar de diferentes maneras, lo más importante es que esté limpio -manteniendo la gasa que lo recubre libre de suciedad- porque si no puede convertirse en una peligrosa puerta de entrada para infecciones.

En condiciones normales el cordón curará sin incidencias y se caerá sin ningún problema.

Para ello es fundamental cambiarlo y revisarlo tres veces al día y también cuando lo encontremos manchado de pis o caca.

Actualmente en los países desarrollados se recomienda la “cura seca”, es decir utilizar solo agua y jabón sin usar antisépticos.

En mi opinión, sería buena opción -sobre todo en los primeros días- usar algún producto antiséptico al menos 1 vez al día, después del baño, aunque retrasen un poquito el tiempo de caída del cordón.

Os recomiendo utilizar como primera opción la Clorhexidina al 4% (Recomendada por la A.E.P.).

Si no disponéis de ésta, podéis utilizar Alcohol de 70°. Ninguno de los dos produce dolor -ni toxicidad- al contacto con el cordón umbilical.

 

¿Porqué usar antisépticos en la cura del cordón umbilical del recién nacido?

El ombligo es una gelatina que contiene una vena y dos arterias.

Es considerado una “vía central” de canalización endovenosa en los más pequeños, durante los primeros días.

Ante la opción -aunque sea mínima y remota- de que exista la posibilidad que se pueda infectar y pueda ocasionar una infección generalizada al bebé aunque se caiga antes,  frente a la opción de retrasar “algo” su caída, pero asegurarme de que no se va a infectar, elijo la segunda opción, sin dudarlo.

El cuidado más importante para el cordón umbilical es mantenerlo limpio y seco hasta que se desprenda y cicatrice.

Una vez desprendido el cordón se debe continuar con su higiene durante unos días más hasta que cicatrice.

 

Cordón umbilical del recién nacido.

 

 

 

 

 

 

 

Cómo curar adecuadamente el cordón umbilical.

Importante: lávate las manos antes de comenzar.

La cura de los primeros días es recomendable llevarla a cabo  empleando una gasa muy ligeramente humedecida (con un antiséptico o suero fisiológico) que dejaremos enrollada alrededor del cordón.

La razón para actuar así es debida a que el cordón umbilical produce una pequeña secreción, y si la gasa que empleamos está seca (no humedecida) es relativamente frecuente que se quede pegada al ombligo al intentar retirarla, y ello le puede ocasionar dolor al bebé.

Transcurridos estos primeros días, mientras el cordón permanezca necrosado (seco, sin secreción) podemos utilizar una gasa seca enrollada alrededor del mismo (después del baño).

En ocasiones so produce una caída tardía del cordón umbilical.

Se considera caída tardía si ocurre cuando han pasado más de 3 o 4 semanas desde el nacimiento. No suele ocasionar mayor problema que la incomodidad de la pinza y el endurecimiento del muñon. Si no se ha caido al mes, seguramente su pediatra o enfermer@ se lo cortará.

No hay que darle mayor importancia si no huele mal durante el proceso de caida.

 

Existen diferentes alteraciones que se pueden producir tras la caida del cordón umbilical.

Después de caerse se puede producir una secreción en la zona, lo que llamamos ombligo húmedo.

En estos casos, puede deberse a una posible infección, seguramente olerá mal, por eso es importante que lo valore un pediatra, por si es necesario aplicar antibiótico tópico en la zona.

Ocasionalmente se puede deber a otras alteraciones que no sean infecciosas.

En torno a la 2ª semana de vida podemos identificar un hernia umbilical, que no es más que un defecto del cierre de la fascia abdominal, que hace que salga al exterior contenido intestinal a través del anillo umbilical.

Cordón umbilical del recién nacido.

 

Es la patología umbilical más frecuente y ocurre más o menos en el 10-20% de los recién nacidos.

Es un suceso aislado, es decir, no se relaciona con ningún tipo de enfermedad.

Una hernia umbilical en el bebé no es algo grave o peligroso.

No duele ni molesta y en muchos casos se resuelve de manera espontánea a medida que el bebé crece y sus músculos se van uniendo y dejando atrás lo que antes salía hacia la piel.

 

Granuloma umbilical.

También es relativamente frecuente observar un granuloma umbilical.

Es un crecimiento anormal del ombligo, no es una infección de éste, aunque se vea cubierta de un moco pegajoso y con un fluido amarillento.

No tiene ninguna relación con que se haya llevado un cuidado incorrecto del cordón desde el nacimiento.

Se trata facilmente, generalmente con nitrato de plata.

Si observas en tu bebé un granuloma como el de la fotografía acude a tu pediatra, para tratamiento.

 

Cordón umbilical del recién nacido.

 

A veces se produce un crecimiento de piel en el tronco del cordón umbilical, que se hace visible cuando se cae el resto del cordón.

Habitualmente se retrae con el tiempo.

Cordón umbilical del recién nacido.

 

Igualmente podemos advertir una caída parcial del cordón umbilical.

En ese caso curaremos con alcohol de 70º con un bastoncillo del oído.

Lo normal es que en unos días se desprenda la parte del cordón umbilical que no se ha caído.

Pedro Camacho. Enfermero y escritor.
Autor de:
  • Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. (2018).
  • Todo sobre el bibe “ Una guía muy completa de ayuda a padres que necesitan, desean o quieren dar el biberón a su bebé”. (2020).
  • Las claves de la alimentación complementaria “Una guía concisa de pequeño formato disponible únicamente en formato electrónico, que pretende ayudarte con la alimentación complementaria de tu bebé”. (2020).
Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email