fbpx

Covid-19, embarazo, parto y recién nacidos.

Como todos sabéis esta es una pandemia que ha venido a quedarse y no sé si se quedará para siempre, pero si para una larga temporada.
Hay que aprender a convivir con el virus. Hay que respetarlo y hay que tomar las medidas de precaución que nos dictan las autoridades sanitarias, (aunque no nos gusten y con algunas no estemos de acuerdo), pero hay que convivir con el virus.
Unas personas lo llevarán mejor, otras peor, a otras les generará mucho estrés pero hay que adaptarse.
Hay que tener resiliencia hay que tener una capacidad de adaptarnos a esta nueva situación e ir viviendo el momento. Hay que vivir con esta incertidumbre a la que no estábamos acostumbrados.
Lo que conocemos ahora mismo del virus es que cuanto más jóven es la población lógicamente más sana está y no tiene tantas patologías previas, por lo tanto mayor va a ser la probabilidad de pasar la enfermedad de manera asintomática o con síntomas muy leves.

¿Cómo afecta a la embarazada?

En la embarazada tenemos una cierta ventaja, ya que es una población más joven, más sana, y en teoría la enfermedad pasara desapercibida o con síntomas leves: cefalea, mareo, diarrea, leve disnea, etc.
Como contrariedad, sabemos que la embarazada tiene mayor probabilidad de contagio ya que su cuerpo experimenta cambios fisiológicos e inmunológicos que les hacen más susceptibles a cualquier infección viral y bacteriana.
Últimamente, en el hospital donde yo trabajo, estoy observando mucho a mamás que vienen a dar a luz y son PCR positivas asintomáticas, se enteran en ese mismo momento y como es lógico tiene mucha preocupación.
Están preocupadas de si existe transmisión intrauterina del COVID-19 durante el embarazo y cómo afectará al bebé.
He realizado una revisión de todos los estudios emitidos hasta ahora sobre el tema, sería imposible describirlos todos, ni tampoco es la intención, pero por dejaros una ligera pincelada, la revista científica The Lancet ha publicado recientemente un trabajo en el que se estudia si existe riesgo de transmisión del SARS-CoV-2  al bebé  durante el embarazo.
En este estudio se evalúa la posible transmisión vertical intrauterina mediante la prueba de la presencia del  SARS-CoV-2 en líquido amniótico, sangre de cordón umbilical y muestras de hisopos de garganta neonatales. Todos los bebés nacieron con normalidad y todas las muestras dieron negativo para el virus.
No se sabe aún si este virus puede afectar al feto, no hay estudios todavía, estamos empezando, pero de momento no se ha demostrado tampoco que afecte a la gran mayoria.
Se han detectado partos prematuros y abortos en relación a positivos por COVID pero se desconoce si están relacionados con el virus o con el caos de la situación sanitaria vivida por la pandemia.

¿Cómo influye en el recién nacido?

En todos los estudios científicos, a día de hoy, a los recién nacidos en general les afecta menos o lo pasan de manera asintomática en la mayoría de los casos. Pueden tener síntomas catarrales, unas décimas de fiebre, un poco de moco en la nariz, etc., lo mismo que ocurre con otros coronavirus como el MERS o el SARS-CoV.
Si se sabe que los lactantes tienen más carga viral y menos sintomatología. Esto es debido a que la madurez y la funcionalidad de los receptores ACE2, (una proteína que el SARS-CoV-2 utiliza para infectar las células), es menor en los niños. Tienen un endotelio más sano. (El endotelio es la piel que recubre los órganos).
Parece que su sistema inmaduro en este caso les protege.
Se habla recientemente del síndrome multiinflamatorio o síndrome hiperinflamatorio multisistémico, pero esto se produce en un bajo porcentaje y está asociado o tiene cierta similitud al síndrome de Síndrome de Kawasaki.
Se sabe también que los niños entre 0-9 años contagia y se contagia menos. Y existe un registro de aproximadamente 5000 niños menores de 2 años en los que se han registrado entre 2 y 8 fallecimientos, de los cuales desconocemos si tenía alguna patología previa que pudiera agravar la situación, con lo cual, si hay alguna afectación grave se produce en un mínimo porcentaje.

¿Cómo sera el parto?

Como os decía al comienzo a toda embarazada le preocupa cómo será su parto.
En el momento del ingreso en el hospital a todas las futuras madres se les hará una PCR para valorar su estado.
Si la madre es PCR negativa, el parto será normal y supongo que podrá estar acompañada durante el mismo.
Si la madre es PCR positiva y el bebé es asintomático, este se irá con su mamá.
Si el bebé nace con algún tipo de problema típico del recién nacido (puede ser que sea prematuro, un meconio o que haya que ponerle antibióticos debido a una infección de la madre, etc.), el bebé ingresará en la unidad de neonatología donde se le realizará una PCR.
Si esta PCR es negativa, se tratará como un ingreso normal hasta fin de cuidados.
Si la PCR es positiva el bebé estará en una incubadora aislado hasta fin de cuidados. El personal sanitario tomará las medidas de precaución y protección hasta la negativización de la PCR.
Mientras tanto y en todo momento la mamá, al ser PCR positiva, deberá permanecer en la habitación aislada, de ahí las fotos y las videollamadas que me habéis visto a realizar a las mamás para ponerles en contacto y hablarles sobre sus bebés y que lo puedan ver. Así hasta la finalización de sus cuidados o negativización de la PCR.
Una vez que el bebé ya no necesita cuidados en la unidad de neonatología se plantean dos situaciones:
  1. La mamá es asintomática y se encuentra bien, por lo tanto su bebé será trasladado con ella que deberá de tomar las medidas oportunas para evitar el contagio de la enfermedad. Uso de mascarilla FFP2, lavado de manos, etc.
  2. La otra situación que se puede plantear es que la mamá no se encuentre bien y entonces habrá que hacer una valoración de la situación en la que estarán implicados los especialistas y la familia.Entre ellos serán los que decidan si se busca una persona cuidadora intermedia, ya sea el padre, una tía, etc. o el bebé permanece ingresado en la unidad de neonatología hasta la mejora de la mamá.

 

 

Alimentación del bebé y sus cuidados.

Con respecto a la alimentación del bebé y sus cuidados, la OMS concluye que no hay datos suficientes para asegurar que el virus se transmite a través de la lactancia materna, por lo que se recomienda su práctica porque mejora la salud de los bebés, su desarrollo y su supervivencia. También recomienda realizar el piel con piel.
En general la mamá positiva deberá tener la máxima higiene posible utilizando: mascarilla ffp2, lavado de manos y una ventilación adecuada de la habitación y la vivienda.
Mantendrá en todo momento estas medidas extremas de higiene antes de cualquier contacto,  ya sea, al dar el pecho a su bebé, acariciarlo, utilización del sacaleches o biberones, etc.
Ya sé, que es un fastidio tener que estar con mascarilla hasta la negativización de la PCR e incluso alguna semana más, por si acaso, pero es lo que toca y hay que adaptarse a la situación, la vida es muy larga y hay que pensar en que es una medida temporal.

¿Que podemos hacer?

Con respecto a lo que podemos hacer nosotros, siempre es recomendable tener un pensamiento positivo, hay que adaptarse, hay que convivir con esta incertidumbre y esta inseguridad que tenemos ahora.
No podemos sufrir por algo que no podemos controlar, pero sí que tomaremos todas las medidas de prevención de contagio que nos recomiendan las autoridades sanitarias.
Vamos a contagiarnos de información positiva, es decir, ya sabemos que la población joven, en los niños y en los recién nacidos, en una altísima probabilidad, la enfermedad se pasará de manera asintomática o muy leve, con lo cual vamos a pensar en esto, que es una pocas cosas buenas que tiene la enfermedad y sobre todo que no hay estudios que demuestran lo contrario.
Una de las cosas que os recomiendo hacer es establecer un microgrupo de máximo 10 personas. Éstas personas son las que habitualmente más nos relacionamos con ellas: abuelos, tíos, hermanos, etc. Hablaremos con ellos y les diremos que intenten también establecer un microgrupo, para tener la mínima posibilidad de contagio posible.
Si se dá esta situación favorable y estas personas de nuestro entorno más cercano tienen un mínimo contacto, entonces sí que podrán realizar una visita en el hogar familiar, siempre con las medidas de seguridad ya comentadas, evitando en todo momento el contacto físico con los padres y el bebé y así  podrán ver o disfrutar del nuevo miembro de la familia de manera visual.
Si la madre ha sido negativa en PCR y este microgrupo ha estado medio confinado, pues entonces sí que se podrá tener algo de contacto físico, (se recomienda el menos posible).
En cambio si la madre fue PCR positiva habrá que extremar las precauciones para evitar el contagio hasta la negativización de la PCR.
Otra de las cosas que se puede hacer es establecer un plan B, es decir, una vez que ya estamos en casa con el bebé, hay familias que tienen más hijos y hay que estar preparados por si este otro hijo que va al colegio se pusiera malito o algún contacto de su clase estuviera malo y lo mandaran a casa durante 15 días. ¿Quién cuidará de este hijo que deberá estar aislado hasta que se solucione.?
Aconsejo tener previsto que hacer en esta situación y también se puede plantear otras en las que la mamá o el papá caigan enfermos. Todas estas situaciones hay que barajarlas y tener una solución prevista de antemano. Esto nos rebajará muchísimo el estrés.
Por último recordaros las vías de contagio y sus medidas de prevención del contagios.
Gotas flugge, para lo cual utilizaremos una mascarilla adecuada.
Contacto físico, para lo cual utilizaremos el lavado de manos durante 20 segundos o la utilización de un hidrogel alcohólico.
Los aerosoles, en los que evitaremos permanecer más de 15 minutos en los espacios cerrados y tenemos una ventilación adecuada de nuestra vivienda.

 

 

El contenido de este post es llevado a cabo por Pedro Camacho, Enfermero de Neonatología, y Miembro del Comité de Lactancia Multidisciplinar del Hospital Nuestra Sra. del Prado de Talavera de la Reina (Toledo), padre de tres hijos, Máster  en Nutrición Pediátrica y PerinatalOsteópata y Terapeuta del Método Rubio para el tratamiento del cólico del lactante  con más de 24 años de experiencia profesional.

Pedro es divulgador sanitario en varios medios y Autor de los libros:

Mi recién nacido“La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”.(2018).

Todo sobre el bibe “ Una guía muy completa de ayuda a padres que necesitan, desean o quieren dar el biberón a su bebé”.(2020).

Las claves de la alimentación complementaria “Una guía concisa de pequeño formato que pretende ayudarte con la alimentación complementaria de tu bebé”.(2020)

Unas guías esenciales con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

Puedes ver lo que dicen otros papás que han leido el libro.

A la venta también en AMAZON. Tapa blanda & e books.

Con la finalidad de ofrecerte un apoyo personalizado y soluciones especificas sobre problemática del recién nacido tienes a tu disposición: 

Pedro Camacho, es fundador y creador de contenidos de www.mireciennacido.com, y www.colicolactantetalavera.es .

Pedro es el profesional mejor valorado por sus pacientes en relación a problemas de salud del bebé como el cólico del lactante y recibe pacientes de todos los lugares de España en su consulta de Talavera de la Reina (Toledo) www.colicolactantetalavera.es  y a través de sus consultas online creadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá  y el bebé en los primeros días y meses de vida.

segunda edicion del libro mi recién nacido

CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡

Síguenos en RRSS:

                         

 

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email