fbpx

Fármacos y productos para mejorar el cólico del lactante.

El cólico del lactante, como ya sabéis, no tiene una única causa que se pueda disgnosticar y adaptar un fármaco a ello y que mejore, por lo que es conveniente analizar todas las posibles causas que producen este tiempo de dolencias que padece el bebé, mientras se adapta a la vida extrauterina.
Es lo que llamo yo, realizar un “análisis global de la situación del bebé”.
Solucionar el cólico del lactante no es solamente aplicar una sesión de osteopatía visceral et voila !, es saber diagnosticar todas y cada una de las posibles causas y darles la solución apropiada.
En ocasiones, cuando acudís al pediatra con este problema, sentís que no realizan un examen a fondo para analizar detenidamente todas y cada una de las posibles causas por diagnosticar y generalmente os dispensa un fármaco o producto para tratar de mejorar el cólico del lactante. Se produce esto entre otras cosas por falta de tiempo de consulta, por falta de interés o por desconocimiento.
Sea por la causa que sea, es verdad que existen varios tipos de medicamentos, suplementos alimenticios o asociaciones que son utilizadas para tratar de mejorar los cólicos del lactante, aunque la mayoría no son la “gran solución”.
Al existir gran variedad, existe mucha controversia con respecto a la utilización de unos frente a otros.
Voy a intentar ayudarte al respecto.
A mi entender existen tres productos diferenciados:
1- Medicamentos. Estos actúan eliminando los gases retenidos favoreciendo su expulsión y aliviando los síntomas que producen. Son agentes antiflatulentos. Se activan al administrarlos por vía oral y se utilizan para aliviar las molestias abdominales ocasionadas por la presión de un exceso de gas. Actúan en el estomago y el intestino dispersando y previniendo las burbujas de gas reduciendo la tensión superficial de las burbujas.
Los más conocidos son el aerored® y la simeticona®, que son básicamente lo mismo. Y son medicamentos, es decir, que al poco tiempo de tomarlo debería hacer efecto, similar a: “me duele la cabeza y me tomo un paracetamol”. Transcurrido un tiempo debería notarse, pero no siempre es así. Algunos pueden tardar en hacer efecto unos días y no es la panacea.
2- Suplementos alimenticios o asociaciones que contienen entre sus componentes los probióticos, que son bacterias beneficiosas que viven en el intestino y mejoran la salud general del organismo, trayendo beneficios como facilitar la digestión y la absorción de nutrientes, y fortalecer el sistema inmunológico.
Y estos no son medicamentos, es decir, no esperemos administrarselo y que tenga un efecto realtivamente inmediato.
Por lo tanto, con estos productos hay que pensar en el beneficio a largo plazo.
Administraremos al menos un par de envases y observamos el resultado.
Se ha demostrado cientificamente que tomar probióticos en los primeros meses no tiene ningún efecto secundario negativo, al contrario, suelen influir positivamente en procesos de alergia alimentaria y dérmicos entre otros.
Entre ellos, el más conocido es el Reuteri®. Es un probiótico de lactobacillus reuteri protectis que ayuda a manejar los episodios diarreicos y reducir el llanto y los cólicos en bebés y recién nacidos porque ayuda a regular la digestión, reduce el estreñimiento y alivia el dolor abdominal.
De la información recopilada en una revisión bibliográfica reciente de los últimos 7 años, se deduce que si bien muchos de los resultados obtenidos hasta el momento son prometedores en cuanto a que la administración de Lactobacillus reuteri, DSM 17938 parece ser la cepa que muestra mayor beneficio en su tratamiento y que su administración a dosis de 5 gotas/día, parece disminuir el número de episodios de llanto, siendo segura incluso en niños prematuros (1).
La suplementación con dicho probiótico en lactantes amamantados con leche materna parece ser segura y efectiva para el tratamiento del cólico infantil, sin embargo se necesitan más investigaciónes para determinar el papel de los probióticos en los bebés alimentados con fórmula (2) , ni puede usarse de forma rutinaria para prevenir el cólico infantil (2), (3), (4).
Las opciones de tratamiento para los bebés amamantados incluyen el probiótico Lactobacillus reuteri y la reducción de la ingesta de alergenos en la dieta materna (5).
Diversos estudios concluyen que Lactobacillus reuteri reduce el tiempo de llanto diario y la depresión materna durante el cólico infantil y sugieren por tanto que Lactobacillus reuteri sea una opción segura y eficaz para reducir los cólicos infantiles (6).
La evidencia actual sobre los efectos de su administración a la población pediátrica los resultados definen que aparte de que éste probiótico puede ser eficaz en la prevención de algunos trastornos gastrointestinales funcionales, como el cólico y la regurgitación.
 
A pesar de que existen estudios a favor y estudios en contra con respecto a la administración de lactobacillus reuteri (como he visto en toda la bibliografía encontrada), lo que sí parece quedar claro según los estudios realizados es que su administración resulta beneficiosa contra el cólico del lactante en bebés amamantados principalmente con leche materna y que dicho beneficio sería apreciable con un tratamiento superior a 21- 30 días.
 
Es el probiótico con más evidencia científica que he encontrado.
 
Otro conocido es el Colimil Baby®. Es una asociación de manzanilla, melisa y el probiótico Lactobacillus Acidophilus para las situaciones del cólico del lactante.

En su composición encontramos:

  • Matriacare Recutita(manzanilla alemana), que con su acción analgésica reduce los episodios de cólicos y favorece la digestión.
  • Melissa Officinalis(bálsamo de limón), que con su acción antiespasmódica reduce los espasmos o contracciones de la musculatura lisa intestinal.
  • Lactobacillus Acidophilus que ayuda a mejorar la digestión contribuyendo a mejorar la flora intestinal, mejorando la producción de los gases y ayudando también a controlar procesos diarreicos. Los Lactobacillus Acidophilus se encuentran tindalizados, es decir, están tratados para que lleguen intactos al intestino y no se destruyan con el pH.
Su modo de uso es que durante los cinco primeros días administrar 2 ml al día directamente en la boca del lactante utilizando la jeringuilla dosificadora incluida:  1 ml unos minutos antes de la toma de mediodía y 1 ml antes de la toma de la noche. A partir del sexto día administrar 1 ml por la noche hasta remisión de síntomas.

Y otros utilizados son también:

Bivos gotas®. Es un probiótico con Lactobacillus GG que ayuda a restaurar la flora intestinal. El Lactobacillus GG actúa en el tubo digestivo estabilizando la composición de la flora intestinal, aumentando la resistencia del organismo frente a patógenos, además de mejorar y activar las defensas.

Simbiosistem gotas®. Formulado con aceite vegetal y a base de fermentos lácticos microencapsulados vivos y dos tipos de Lactobacillus.( Lactobacillus Rhamnosus LR06 (DSM 21981) y Lactobacillus Reuteri LRE02 (DSM 23878) ). Sin gluten ni lactosa.
Casenbiotic Gotas 3ml®. Complemento alimenticio a base de fermentos lácticos vivos. Contiene aceite de girasol, aceite triglicérido de cadena media y Lactobacillus reuteri Protectis. Sin gluten. Sin lactosa.

Seguramente existen muchos mas productos prácticamente con los mismos componenetes o parecidos, no es cuestión de nombrarlos todos.

Como todos los lactobacillus, en mayor o en menor medida, previenen el desarrollo de bacterias patógenas, mejoran la respuesta inmunitaria y refuerza la microflora intestinal. Otros beneficios no inmunológicos que pueden aportar los probióticos son la digestión de los alimentos compitiendo con los patógenos por los nutrientes, alterando el pH del medio para crear un ambiente desfavorable para los patógenos y aumentar la función de barrera intestinal.

3-Medicamentos homeopáticos.
Colikind®. La formulación de Colikind tiene una acción carminativa, tranquilizante y analgésica. La chamomilla reduce la irritabilidad del bebé y actúa como analgésico. Por su parte, la tilia europea tiene una acción terapéutica como ansiolítico, sedante y espasmódico que ayuda a evitar el cólico. Al mismo tiempo, el lycopodium y el argentum nitricum normalizan la digestión para evitar estreñimiento y diarrea. La momordica balsamina reduce los gases, mientras que el cuprum aceitucm trata los dolores. Se recomienda administrar entre 5 y 6 gránulos del medicamento antes de cada toma, unos 20 minutos antes. Se pueden disolver directamente en la boca del bebé o disolviéndolo en agua.
Un fármaco del tipo homeopático que suelo recomendar porque es lo único que he observado que funciona en su dosis apropiada es la Nux vómica®. Está indicado para ser utilizado como tratamiento en muchas condiciones diferentes. Estas incluyen: problemas digestivos como estreñimiento, distensión abdominal, acidez estomacal y náuseas.

Más información sobre lactancia, cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libroMi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”.
Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.
A la venta también en AMAZON
Pedro Camacho, divulgador sanitario, (entre otros médios éstarevista de salud Integra Salud Talavera, el periódico La Voz del Tajo y web sanitarias como InfoColic entre otras), es fundador y creador de contenidos de www.mireciennacido.com, y www.colicolactantetalavera.es .
Pedro es el profesional mejor valorado por sus pacientes en relación a problemas de salud del bebé como el cólico del lactante y recibe pacientes de todos los lugares de España en su consulta de Talavera de la Reina(Toledo) www.colicolactantetalavera.es  y a través de sus consultas onlinecreadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá  y el bebé en los primeros días y meses de vida.

segunda edicion del libro mi recién nacido

CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡

Síguenos en RRSS:

Bibliografía.
(1). Probioticoterapia en el cólico del lactante: caso clínico.
Nutrición Hospitalaria [Internet]. 2015;31(1):78-82. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=309238517012 Pérez-Moreno, J, Taboada Castro, L, Tolín Hernani, M, Sánchez Sánchez, C, Álvarez-Calatayud, G
(2). Probiotics for the Treatment of Infantile Colic: A Systematic Review .
J Pharm Pract. 2017 Jun;30(3):366-374. doi: 10.1177/0897190016634516. Epub 2016 Mar 2..
Schreck Bird A, Gregory PJ, Jalloh MA, Risoldi Cochrane Z, Hein DJ.
(3). Probiotic interventions in infantile colic.
Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2015 May;18(3):307-11.
doi: 10.1097/MCO.0000000000000157.
Sung V
(4). Probiotics for infantile colic: a systematic review.
BMC Pediatr. 2013 Nov 15;13:186. doi: 10.1186/1471-2431-13-186. Anabrees J, Indrio F, Paes B, AlFaleh K.
(5). Infantile Colic: Recognition and Treatment .
Am Fam Physician. 2015 Oct 1;92(7):577-82..
Johnson JD, Cocker K, Chang E.
(6). Effectiveness of Lactobacillus reuteri in infantile colic and colicky induced maternal depression: a prospective single blind randomized trial.
Antonie Van Leeuwenhoek. 2015 Jun;107(6):1547-53.
doi: 10.1007/s10482-015-0448-9. Epub 2015 Apr 16.
Mi GL1, Zhao L, Qiao DD, Kang WQ, Tang MQ, Xu JK
Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email