Tomar temperatura al bebé

Uno de los problemas más preocupantes para los padres es el tema de la fiebre. Este tema merece una mención especial. Con este asunto que es muy delicado, se suelen despertar algunos de nuestros mayores miedos.

¿Qué es la fiebre y cuál es su propósito?
La temperatura corporal normal suele oscilar entre los 36,5 y los 37 grados centígrados (aproximadamente, y si la medimos en la axila correctamente).

Cuando nuestro cuerpo  se enfrenta a una infección (vírica, bacteriana,…) suele elevar su temperatura por encima de lo habitual. Ese ascenso térmico es conocido como fiebre y se considera así por encima de
38º.   Entre 37º y 38º es febrícula (décimas de fiebre).

Es importante saber que la infección NO es la que produce la fiebre. Ni el virus ni la bacteria son los que deciden si nuestro cuerpo va a tener o no fiebre.

Es  nuestro cuerpo –quien, por cierto, lleva millones de años de evolución luchando eficazmente contra todo tipo de infecciones – el que decide si al cuerpo le conviene o no subir su temperatura, cuándo hacerlo, y en qué cantidad hacerlo.
En otras palabras: es nuestro sistema inmune (o defensivo) el que sabe con precisión lo que está ocurriendo y el que tiene claro qué es lo que más conviene hacer en ese momento.

Por eso, frente a algunas infecciones,  nuestro cuerpo decide subir su temperatura. Y ello ocurre porque nuestro cuerpo sabe que cuando su temperatura se eleva, las infecciones encuentran más dificultades para avanzar y extenderse.

Cuanto más aumenta la temperatura corporal, más difícil lo tienen las bacterias y virus a la hora
de multiplicarse. Dicho de otra forma: cuanta más alta sea la fiebre, más fácil lo tendrá nuestro sistema defensivo para acabar con la infección.

La fiebre es, por tanto, una prodigiosa herramienta que nuestro cuerpo emplea para
combatir eficazmente las infecciones.

El tema es largo y tendido e iremos profundizando en él en siguientes artículos. De momento y para “abrir boca” os muestro cómo medir correctamente la temperatura a nuestro bebé.

Cómo medir correctamente la temperatura a nuestro bebé.

Para tomar la temperatura a nuestro bebé existen multitud de tipos de termómetros en el mercado:

  • Digitales
  • Rectales
  • Chupetes-termómetro
  • Auriculares
  • Tiras de plástico, etc.

Todos son válidos pero….. a mi entender, el más eficaz y sencillo de manejar es el termómetro digital, y la zona más recomendable para tomar la temperatura es la axila.

IMPORTANTE ¡¡

El termómetro se coloca en la axila de forma que el extremo donde está el sensor de temperatura quede en el hueco axilar, completamente cubierto por la piel y sin estar en contacto con la ropa.

Para mantener el brazo del bebé junto a su pecho (y así sujetar el termómetro mientras hace la medición) agarraremos al bebé por su muñeca (y no por la parte de la axila, cosa que podría aumentar la temperatura de la zona y falsear el resultado).

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libroMi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.
Tienes a tu disposición consultas online creadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá y el bebé en los primeros días y meses de vida.

Pedro Camacho

Síguenos en RRSS y estar atentos a nuestros live y post con consejos.

 

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email