fbpx

¿Interfiere el chupete con la lactancia?

¿Interfiere el chupete con la lactancia?

¿Interfiere el chupete con la lactancia?.

¿Interfiere el chupete con la lactancia?. Una de las preguntas que mayor duda suscita en los papás.
Primero tú debes hacerte una pregunta: ¿Necesita el bebé el chupete?, ¿Lo está demandando?.
Si la respuesta es NO, espera a ver cómo evoluciona tu bebé. Si tu bebé no pide chupete, no se lo ofrezcas.
Si la respuesta es SI, probablemente estes observando en tu bebé que te demanda constantemente, que quiere mamar constantemente, que llora y se calma con el pecho. Se lo quitas y te vuelve a demandar.
Eso es NORMAL.
Otra cosa es que tú quieras o puedas soportarlo y pienses que un chupete le calmaría y así poder descansar de esta situación.
Por encima de los futuros problemas dentales del bebé, lo que más preocupa a las mamás es: ¿ si el bebé agarra el chupete los primeros días de su vida, esto dificultará la instauración de la lactancia materna?.

LIbro: Mi recién nacido: “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”.

También te puede interesar el libro:  Mi recién nacido: “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con todo lo que necesitan saber los padres en los primeros meses del nacimiento.

Cuando se da un consejo como “No le ofrezcas el chupete al bebé”, se hace sin duda con la mejor intención.

Quizá lo que se pretende con esta recomendación es que el contacto entre la madre y el bebé sea lo más frecuente y cálido posible, para que así la lactancia materna se establezca eficazmente.
Y está claro que dar el pecho a demanda ayuda en esa dirección y habría que aprovechar todas las oportunidades para que coman, pero a veces se hace imposible esta misión.
Es decir, para establecer la lactancia materna, lo que se recomienda es que al más mínimo movimiento o ruido le pongamos el pecho en la boca.
A pesar de todo, poner al pecho al bebé cada vez que éste llora puede llegar a ser una tarea agotadora, y no todas las madres tienen la energía y el tiempo necesarios para poder dedicarse a esa tarea durante las 24 horas del día.
Si una madre que quiere dar el pecho cree firmemente que “utilizar el chupete es un rotundo fracaso”, le costará mucho llegar a emplearlo.
Y si su bebé es muy demandante, es probable que esta madre encuentre pocos momentos en los que pueda descansar y reponer fuerzas.
Todo esto puede acabar provocando un estrés y un cansancio enormes en la madre, y todo ello puede acabar favoreciendo el abandono final de la lactancia materna, que era precisamente lo que intentaba evitarse desde el principio.
Lo que trato de deciros con todo esto es que, por mi experiencia profesional, recurrir al chupete o al biberón en algún momento puntual no supone un obstáculo para que finalmente se establezca una lactancia materna adecuada.

Lactancia materna Sí, por supuesto.

Pero, sinceramente, mi opinión es que NO PASA NADA si utilizan el chupete adecuado.
Cuando hemos elegido la lactancia materna, nuestra primera opción para calmar al bebé en caso de llanto será ofrecerle el pecho.
Aun así, el chupete sigue siendo “nuestra segunda opción”, y si finalmente necesitamos utilizarlo es importante recordar que NO PASA NADA.

Soy enfermero de neonatología, y estoy viendo todos los días como bebés que usan el chupete agarran después perfectamente el pecho de la mamá, y la lactancia materna se realiza sin ningún problema.

Para mí, esto está más que demostrado.

Pero…dejando mi experiencia a un lado, la evidencia científica nos dice, por ejemplo, que el Comité de Lactancia Materna de la AEP señala con Nivel B (Intermedio) la fuerza de la recomendación para informar que en los recién nacidos amamantados es mejor evitar el chupete durante los primeros días de vida y no desaconsejarlo cuando la lactancia materna está bien establecida ( habitualmente a partir del mes de vida),tras un análisis realizado teniendo en cuenta otras Sociedades e Instituciones nacionales e internacionales.

 

¿Interfiere realmente el chupete con la lactancia materna?.

Los profesionales sanitarios sabemos que si el bebé está recurriendo mucho al chupete es un marcador de que existen dificultades en la lactancia y/o tenemos un bebé muy demandante.

La mamá debe conocer de estas dificultades y buscar ayuda en profesionales especializados.
El profesional localizará el problema para ayudar adecuadamente a las mamás, tanto con la información como con la técnica de lactancia e infundiéndoles confianza en sí mismas. Pero no imponiendo ningún criterio a esas mamás.

Pero a pesar de todo, muchas mamás, si no consiguen dar el pecho a su bebé, o si llegan a utilizar el chupete en los primeros días de vida, creen que son “las peores madres del mundo”, y se sienten como si realmente lo fueran.

Y esto es no que no puede ser !!. No todo es blanco o negro. Y no todas las circunstancias personales ni todos los bebés son iguales.

Ya se sabe que la forma de agarrar el chupete es diferente a la del pecho, pero el bebé se vá adaptando a las circunstancias, si se lo hacemos saber a las mamás.

El bebé tragón va a comer igual si le das el chupete como si no.

Con los más delicados a la hora de comer los padres tendrán que valorar cual va a ser su actuación.

 

¿Interfiere el chupete con la lactancia artificial?.

En bebés alimentados con biberón está clarísimo que es conveniente ofrecer el chupete desde el primer día de vida.
Hay estudios que muestran una mayor incidencia de Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL) en bebés alimentados con lactancia artificial en comparación con los alimentados con lactancia materna, por lo que el uso del chupete durante la lactancia artificial puede reducir, en cierta medida, el riesgo de SMSL.
Esta reducción del riesgo de muerte súbita se produce porque el chupete favorece la correcta colocación de la lengua y la respiración y evita que obstruya las vías respiratorias.
Este es uno de los benefícios del chupete.
Esta gran ventaja, sumada a que no hay duda de su capacidad para relajar a un bebé inquieto, ya que calma su llanto, le ayuda a conciliar el sueño, reduce el estrés y el  dolor ante procedimientos desagradables, (como una extracción de sanguínea, o cuando padece cólicos del lactante), hacen como mínimo recomendable su uso en bebés que toman biberón según nos indica la Asociación Española de Pediatría (AEP).
También tiene sus inconvenientes, como el riesgo de otitis y los problemas dentales.
Por esta razón no siempre es necesario ofrecer el chupete al bebé.
Espera a ver cómo evoluciona tu bebé. Si tu bebé no pide chupete, no se lo ofrezcas.

Unos pequeños consejos:

Si el chupete se le cae durante el sueño, no se lo coloques de nuevo.
Intentad retirar el chupete al cumplir el primer año de vida.

Si queremos ofrecer el chupete como factor protector del SMSL, debemos tener en cuenta que este síndrome es excepcional en bebés menores de un mes.

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

Recibe totalmente gratis la "Guía de Alimentación al Bebé"

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas. Además recibe "La guia de la alimentación complementaria" totalmente gratis en tu email.
Nombre
Apellidos
Email address
Politica Privacidad