Leches infantiles

Desde el nacimiento hasta los 6 meses de vida, la Organización Mundial de la Salud recomienda como único alimento de los bebés la lactancia materna.

En caso de que ésta no sea posible o resulte insuficiente, o tu elección sea dar a tu bebé lactancia artificial, pueden utilizarse leches infantiles adaptadas al grado de maduración del sistema digestivo de los lactantes, que les aportarán los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Será tu pediatra quien paute la leche a tomar por tu bebé; por lo tanto, no tienes que pensar mucho en esto, pero me gustaría que dispusieras de una mínima información sobre los tipos de leches existentes, como iremos viendo en artículos posteriores.

Las leches para lactantes o fórmulas de inicio oformulas tipo 1 (F1) son leches elaboradas a partir de la leche de vaca y que sustituyen a la leche materna (para los lactantes sanos) durante los 6 primeros meses de vida.
Pueden ser utilizadas junto a otros alimentos hasta el año de vida, o ser sustituidas por preparados de continuación a partir de los 6 meses.
En ellas se han realizado ciertas modificaciones con intención de hacerlas parecidas a la leche materna.

Así, se ha reducido la concentración de proteínas de la leche de vaca y se han cambiado parte sus grasas naturales por otras grasas llamadas esenciales (que favorecen del desarrollo del bebé); también se les han añadido -entre otros- lactosa y vitaminas (C y D).
Todas las marcas contienen aproximadamente los mismos ingredientes, solo que en cantidades diferentes, por eso es importante que cuánto más información tengas al respecto mejor, por si en un momento dado tienes que recurrir a ellas. Te aconsejo que eches un vistazo a todas y elijas la que más se ajuste a tus necesidades.

Es importante dejar claro que estas leches artificiales“no son venenosas”.
Aunque esto es algo que resulta evidente, son numerosas las madres que han acabado creyendo que, de alguna forma,“el biberón no es bueno para el bebé”, y lo pasan francamente mal cuando se les plantea la necesidad de dar un biberón.
Algunas veces, la presión para tratar de establecer una lactancia materna exclusiva es tan grande, que la madre llega a sentir una culpa enorme si la situación le obliga a dar un biberón al lactante. No es raro que estas madres vivan la situación con una sensación de “fracaso”, una cierta decepción y una relativa preocupación.

Las conclusiones que expongo están basadas en mi experiencia propia y he llegado a la conclusión basandome en la revisión sistemática de toda la evidencia científica existente y de la información que se aporta en numerosas webs de salud contrastadas.

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libro: Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

También ……CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡ 

Síguenos en RRSS:

 

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email