fbpx

Limpieza de la nariz del bebé con suero fisiológico.

Cuando el bebé está constipado puede tener la nariz llena de mucosidad, y entonces le cuesta respirar, comer y dormir. Es relativamente frecuente que esta molestia se prolongue durante unos 7 o 10 días.
El constipado puede quedarse en eso -un simple constipado- o puede progresar y acabar afectando a otras zonas del cuerpo (faringitis, otitis, bronquiolitis, gastroenteritis,…). Así, en caso de que aparezcan otros síntomas además de los del catarro (tales como rechazo progresivo del alimento, mayor dificultad respiratoria, fiebre, decaimiento progresivo, irritabilidad, vómitos, diarrea,…) es aconsejable que consultes a tu pediatra.
Cuando el bebé está constipado lo recomendable es limpiar su nariz para que pueda respirar por ella sin fatigarse, comer adecuadamente y tener un descanso reparador durante el sueño.
Yo te recomiendo esta forma de hacerlo.
 
Hay que limpiar la nariz con suero fisiológico a temperatura templada. Éste le ayudara a ablandar los mocos y a arrastrarlos para que el bebé los expulse o se los trague.
El suero fisiológico, de venta en farmacia, lo puedes adquirir en monodosis de 2 mililitros (2ml), de 5 ml o de 10 ml, lo que lo hace más fácil de usar –y más higiénico- que si lo adquirimos en envases grandes (de 100 ml, de 500 ml, de 1000 ml, etc); con estos últimos necesitaríamos emplear jeringa y aguja para extraer el suero.
También puedes adquirir un agua de mar pulverizada (cuya técnica de administración es similar a la administración con monodosis o jeringa) e incluso poner el suero fisiológico en aerosol.
¿Es mejor suero fisiológico o la solución salina (“agua de mar”)?

La eficacia de uno u otra es similar si se realiza correctamente. Lo que las diferencia es la concentración de sal (0.9% en el suero y hasta 2.3% en el agua de mar hipertónica). Cuanta más concentración, el arrastre de moco parece ser mayor por la fuerza de ósmosis. Pero esto no está demostrado.
¿Es mejor la solución en forma de spray o la monodosis?

Un método no es superior al otro. La elección dependerá de la preferencia de los padres y con cuál se manejen mejor. Los sprays nasales comercializados tienen distintas fuerzas según la edad del niño y los preparados monodosis tienen un adaptador específico para hacer los lavados.

A partir de los 6 meses y en caso de congestión nasal intensa podría tener beneficio la solución hipertónica.

Debes limpiar la nariz antes de las tomas, ya que así reduciremos la posibilidad del vómito durante o tras la comida.

Si el bebé tose o estornuda,  se traga el suero o el moco después del lavado es normal y no pasa nada.
Es recomendable utilizar un humidificador de ambiente en la habitación donde se encuentre el bebé, ya que el vapor del agua fluidifica levemente los mocos.
Como preferencia utilizaría las monodosis de 2 o 5 ml -para cada orificio nasal-en bebés de menos de 6 meses. Después podemos ir aumentando la dosis de suero en cada orificio según vaya creciendo el bebé.
Puedes realizarlo siempre que el bebé tenga dificultad para respirar, comer o dormir, y siempre y cuando esa dificultad parezca estar causada por la acumulación de mucosidad nasal.
Poner al bebé acostado, con la cabeza girada hacia un lado y administrar el suero rápidamente de forma continua y decidida en el orificio nasal de arriba. Podréis observar como la mucosidad y parte del suero sale por el otro orificio o por la boca.
Seguidamente ponemos al bebé boca abajo y le damos unas suaves palmaditas en la espalda hasta que respire normalmente, estornude o llore.
A continuación haremos lo mismo con el otro orificio pero mirando hacia el otro lado.
Es mejor que lavéis los dos orificios seguidos y luego calméis al bebe.
 
Si se hace la maniobra con el niño tumbado boca arriba se corre el riesgo de empujar el moco hacia el oído, favoreciendo una posible otitis.
Tanto si lo administráis con jeringa como si lo hacéis con monodosis, procurad ponerle un protector de goma para no dañarle el orificio nasal.

Si la mucosidad es muy espesa, quedarán restos en la nariz. Podéis retirarlos con una pera de goma o un aspirador manual. También podéis volver a repetir la administración de suero fisiológico. Yo os recomiendo que volváis a repetir la administración de suero antes que tener que usar el aspirador o la pera. No siempre hay que aspirar después del lavado nasal. Esto puede hacer que se inflame la mucosa de la nariz y que se produzca más moco, empeorando el problema. Sólo se debería usar para sacar el moco que se ve y no sale con el lavado.

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libroMi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”.
Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.
A la venta también en AMAZON
Pedro Camacho, divulgador sanitario, (entre otros médios éstarevista de salud Integra Salud Talavera, el periódico La Voz del Tajo y web sanitarias como InfoColic entre otras), es fundador y creador de contenidos de www.mireciennacido.com, y www.colicolactantetalavera.es .
Pedro es el profesional mejor valorado por sus pacientes en relación a problemas de salud del bebé como el cólico del lactante y recibe pacientes de todos los lugares de España en su consulta de Talavera de la Reina(Toledo) www.colicolactantetalavera.es  y a través de sus consultas onlinecreadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá  y el bebé en los primeros días y meses de vida.

segunda edicion del libro mi recién nacido

CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡

Síguenos en RRSS:

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email