Piel con piel y colapso postnatal súbito e inesperado.

piel con piel
Como ya sabéis y lo reitero siempre en las MasterClass o Escuelas de Padres que imparto por diferentes ciudades, la implantación del contacto piel con piel como práctica habitual en los paritorios y maternidades ha puesto de manifiesto la aparición de episodios de colapso postnatal súbito e inesperado.
Aunque son que son situaciones muy poco frecuentes con consecuencias muy graves, en los últimos 5 años lo he vivido tres veces y creerme que son los episodios más desagradables que he sufrido profesional y personalmente.

Ahora un estudio multicéntrico coordinado por Carmen Pallás desde el Hospital 12 de Octubre, y que se ha llevado a cabo en 10 hospitales españoles, muestra que la frecuencia de episodios de saturación de oxígeno inferior a 90%, en las 2 primeras horas de vida del recién nacido, se reduce en 1/3 en los niños cuyas madres están incorporadas a 45º sobre el plano horizontal de la cama en comparación con los niños cuyas madres están incorporadas a 15º.

“Una intervención simple como aumentar el ángulo de inclinación de la cama de la madre mientras realiza el contacto piel con piel con su hijo recién nacido, durante las primeras 1- 2 horas de vida tras el parto, podría favorecer la estabilidad hemodinámica y respiratoria del recién nacido contribuyendo así a reducir la aparición los colapsos neonatales súbitos e inesperados durante este procedimiento” asegura la doctora Isabel Izquierdo, portavoz de muerte súbita del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría.

En la mayoría de los hospitales el piel con piel se realiza los padres a solas con el bebé en una habitación en la que el personal sanitario aparece por la misma regularmente, por lo que es necesario y primordial establecer una posición de seguridad del recién nacido durante el contacto piel con piel y ésta será con su cabeza inclinada y girada hacia un lado con la cara visible, nariz y boca descubierta y el cuello recto sin que esté doblado.
La mamá estará reclinada 45º, no tumbada, donde podrá sentir los movimientos torácicos y la respiración del bebé que permanecerá pecho con pecho con la madre y sus hombros rectos.
Vigilaremos en todo momento que la piel del recién nacido está sonrosada y caliente. Para ello abrigaremos bien el resto del cuerpo del bebé y de la mamá para mantener una regulación térmica lo más óptima posible.

El acompañante deberá vigilar a ambos si se quedan dormidos en contacto piel con piel.

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libro:      Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.
Tienes a tu disposición consultas online creadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá y el bebé en los primeros días y meses de vida.
👨‍🔧

Pedro Camacho

Síguenos en RRSS y estar atentos a nuestros live y post con consejos.

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email