fbpx

Recomendaciones de la iHAN ante el nacimiento y lactancia materna ante el SARS-CoV-2

Según las recomendaciones que la IHAN (iniciativa para la humanización de la asistencia al nacimiento y la lactancia) nos ofrece en su más reciente documento el SARS-CoV-2 no se ha aislado en leche materna.

Hasta la fecha, no se ha detectado el SARS-CoV-2 en leche materna y no se ha observado ningún contagio madre-hijo por esta vía.

Las características del virus, similares a las de otros virus respiratorios indican que es muy improbable que el virus se transmita a través de la leche.

No se ha demostrado la transmisión vertical para el SARS-CoV-2

Hasta la fecha, se ha estudiado la transmisión vertical en 57 mujeres gestantes con COVID-19.

No se ha demostrado transmisión vertical ni se ha aislado el virus en líquido amniótico, sangre de cordón ni en la boca o ano del recién nacido.

Existe controversia sobre esta posibilidad en 5 recién nacidos, en un recién nacido de 37 semanas (cuya madre se infectó en la semana 28) se detectó IgM anti-CoV-2 elevada a las 2 horas de vida, pero la PCR para el virus fue negativa y el recién nacido permaneció asintomático.

De 33 madres con COVID-19, tres neonatos presentaron la enfermedad de forma precoz tras el nacimiento (madres COVID-19), pero no pudo demostrarse el virus en secreciones vaginales, líquido amniótico ni sangre de cordón.

La enfermedad COVID-19 en lasmujeres embarazadas.

Parece que las mujeres embarazadas no tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad ni de padecer complicaciones graves.

No hay descrita letalidad en gestantes.

Algunos atribuyen la menor presencia de complicaciones en las mujeres embarazadas con COVID-19 a los cambios inmunitarios propios del embarazo con un aumento de expresión de interleucinas antiinflamatorias.

No se ha descrito ninguna diferencia en las manifestaciones de la enfermedad durante la gestación.

Los síntomas son los mismos que para la población general de su misma edad.

Lactancia materna y COVID-19

Amamantar no aumenta el nivel de riesgo para complicaciones de la enfermedad.

Amamantar no transmite la enfermedad.

Suspender lactancias ante COVID-19 supone más riesgo que beneficio para madre e hijo.

Madres sin enfermedad.

Actualmente, la medida más adecuada de protección para los recién nacidos y lactantes es que sus madres, siempre que sea posible, les amamanten durante el mayor tiempo posible. Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y con otros alimentos hasta los 2 años al menos.

Siempre que el estado clínico de la madre o el bebé no lo contraindiquen, la IHAN, siguiendo las recomendaciones de la OMS  y en base a las evidencias disponibles, continúa recomendando las prácticas de piel con piel inmediato y continuado tras el nacimiento, pinzamiento tardío del cordón y promoción del enganche espontáneo al pecho en la primera hora.

Posteriormente se recomienda mantener la cohabitación, estimular el contacto piel con piel y ayudar a la instauración de la lactancia.

Madre asintomática SARS-CoV-2+, con síntomas, en estudio o con COVID-19.

Inicio del amamantamiento tras parto normal, instrumentado o por cesárea.

Los beneficios conocidos de la lactancia materna superan con mucho los posibles riesgos de suspender lactancias ante la COVID-19.

Se han descrito muy pocos casos de enfermedad en lactantes y la transmisión por leche no se ha demostrado y es muy improbable.

De acuerdo con las recomendaciones, la prevención debe realizarse instaurando medidas de protección respiratoria pero no hay razones para evitar contacto piel con piel ni amamantamiento. La separación madre hijo puede impedir la correcta instauración del vínculo y de la lactancia y puede aumentar el riesgo de complicaciones por posible enfermedad posterior en el lactante.

Siempre que el estado clínico de la madre o el bebé no lo contraindiquen, la IHAN, siguiendo las recomendaciones de la OMS y en base a las evidencias disponibles, continúa recomendando las siguientes prácticas: contacto piel con piel inmediato y continuado tras el nacimiento, pinzamiento tardío del cordón y promoción del enganche espontáneo al pecho en la primera hora lactante.

En caso de duda de contaminación del pecho o abdomen materno por gotas durante el parto, el lavado con solución jabonosa sería suficiente.

En la mujer con buen estado general y mientras ella lo desee, no se recomienda separar madre e hijo salvo por necesidades clínicas.

La separación pone en riesgo la lactancia y la vinculación madre hijo y puede aumentar el riesgo de enfermedad
grave en el lactante. Se recomienda mantener las medidas que se hayan utilizado durante el parto para evitar la transmisión de la
enfermedad (mascarilla y desinfección de amamantamiento. Se recomienda que la madre esté acompañada de una persona sana que pueda cuidar al recién nacido en otras tareas.

En el caso de que no sea posible mantener la cohabitación o la lactancia directa, y atendiendo a la situación del establecimiento, es recomendable que la madre reciba información y ayuda (si así lo desea) para la extracción de leche materna que puede ser posteriormente administrada al bebé (ver más adelante).

Madres que están amamantando y padecen enfermedad COVID-19.

Infección confirmada sin síntomas o con síntomas leves.

Puede continuar amamantando si su estado general se lo permite. Si el estado clínico o las condiciones de la hospitalización requieren la separación madre-hijo y siempre que la madre lo desee, es conveniente que se extraiga la leche para que otra persona se la ofrezca al bebé cuando sea posible, preferiblemente con cuchara o vasito.

Es recomendable que la madre utilice medios de protección de contagio por gotas: que se ponga mascarilla y se lave las manos tanto al coger al bebe como al extraerse leche. Aunque es muy probable que cuando el diagnóstico se haya hecho el bebé ya se haya contagiado, puede ser prudente que otra persona cercana ayude a cuidar al bebé. El extractor de leche debe ser esterilizado siguiendo las instrucciones del fabricante siempre que sea utilizado.

Infección materna moderada o grave que requiere ingreso hospitalario.
La decisión de continuar amamantando o de extraerse la leche debe ser tomada por la madre atendiendo a sus deseos y su estado clínico. Conviene tener en cuenta que si la madre no está en condiciones de realizar la extracción de leche es recomendable que sea ayudada para evitar problemas de ingurgitación mamaria sobreañadida. La leche extraída puede ser administrada al bebé y no necesita esterilizarse. También puede ser congelada para ser administrada más adelante cuando la situación clínica lo permita.

Infección neonatal o del lactante amamantado

Dado que la leche materna no transmite la enfermedad, salvo que el estado clínico de la madre o del lactante no lo hagan posible, el amamantamiento debería continuar, a demanda, con las debidas medidas de aislamiento para prevenir el contagio de familiares y personal sanitario.

En el caso de que el estado clínico del lactante no permita el amamantamiento es importante informar a la madre de la importancia de la lactancia para su hijo y animar a la madre a realizar extracción de leche siempre que sea posible y la madre lo desee.

El recién nacido y el lactante necesitan la presencia y acompañamiento de un familiar durante el ingreso estén o no siendo amamantados. La infección por COVID-19 no debe ser motivo para separarle de su madre o de un familiar cercano.

Tratamiento para COVID-19. Compatibilidad con la lactancia.

No se dispone actualmente de un tratamiento específico para COVID-19. Las estrategias terapéuticas más utilizadas incluyen medicamentos que para la mayoría hay experiencia con su manejo durante la lactancia. Tienes más información en la página www.e-lactancia.org.

segunda edicion del libro mi recién nacido

Extracción de leche materna

Antes de la extracción se recomienda adoptar las precauciones habituales de prevención de la transmisión: la madre debe lavarse las manos y utilizar mascarilla. En el caso de que hubiera dudas sobre la contaminación del pecho materno por gotas respiratorias es suficiente con el lavado con agua y jabón de la zona antes de proceder a la extracción.

En el caso de utilizar extractor se recomienda el uso individual de extractores y esterilizar las partes en contacto con el cuerpo y manos maternas antes de cada sesión en el hospital. En el hogar se pueden limpiar con agua y jabón y las tubuladuras se pueden desinfectar con una gasa impregnada en alcohol para evitar la posibilidad de contaminación por gotas.

Los botes donde se almacene la leche deben ser higienizados con una toallita impregnada en alcohol antes de aplicar la etiqueta. Es importante lavarse las manos antes de etiquetar e higienizar el equipo.

No es necesario esterilizar la leche para administrar al hijo propio.

¿Cómo pueden proteger a sus bebés las madres que NO amamantan?

La lactancia materna no transmite la enfermedad y puede proteger al bebé. Si la madre había iniciado el destete o ha dejado de amamantar no hace mucho
tiempo, es importante informarle sobre la posibilidad de relactar y/o de maximizar el aporte de leche materna (por ejemplo, aumentando el número de tomas al pecho). Si ese es su deseo conviene referirla a profesionales especialistas en lactancia materna (IBCLCs, asesoras de lactancia, unidades de lactancia y grupos de apoyo).

Es importante recordar que la infección en lactantes y niños y niñas pequeños no suele ser grave. En el caso de que la madre esté enferma es conveniente que utilice las medidas de precaución generales cuando tenga contacto con su bebé y que pida ayuda para cuidar al bebé por un cuidador que esté sano.

En el momento actual no hay rotura de stock de fórmulas infantiles en las farmacias y los hospitales no son el lugar idóneo para asumir el rol de proveedores de urgencia de fórmula infantil. Aquellas familias que precisen u opten por la alimentación artificial necesitarán asesoría personalizada sobre la preparación de la misma y los cuidados de higiene necesarios para su preparación (mascarilla y lavado de manos).

La IHAN entiende que la actual situación puede hacer necesaria la ayuda a algunas familias en momentos puntuales. Para ello recomendamos remitirse a las recomendaciones para la alimentación del lactante y el niño pequeño en emergencias.

Es posible que, en algunos lugares, el miedo lleve a algunas familias a acumular botes y dejar la farmacia local sin abastecimiento temporal. En estos casos, se pueden ofrecer  soluciones de emergencia:

Si el bebé está tomando Formula tipo I, todas las fórmulas de inicio tienen composiciones reguladas y son intercambiables

Los lactantes mayores de 6 meses que toman Fórmula tipo II podría tomar Fórmula tipo I

Las fórmulas de crecimiento no son necesarias y pueden ser sustituidas por leche entera.

Las fórmulas AR o Comfort pueden ser intercambiadas por Fórmulas tipo I.

Los lactantes menores de 6 meses no deben tomar fórmulas tipo II.

En este momento es muy importante tener precauciones especiales de higiene con el material utilizado para la alimentación del bebé, lavar con agua caliente y jabón antes y después de cada uso y esterilizar una vez al día. Preparar con mascarilla y previo lavado de manos. A la hora de administrar los biberones, es necesario en caso de síntomas, COVID- 19 o SARS-Cov-2 + utilizar mascarilla y lavado de manos al ofrecer la toma al bebé

➢  Asociación Española de Lactancia Materna. 

➢  Asociación para la Investigación en lactancia materna.

➢  International Confederation of Midwives.

➢  European Center for Disease Control ECDC. 

 IHAN. Iniciativa para la humanización de la asistencia al nacimiento y la lactancia.

➢  La liga de la leche internacional 

➢  Ministerio de Sanidad, Bienestar Social e Igualdad.

➢  Organización Mundial de la Salud. 

➢  Página web sobre lactancia, medicamentos y enfermedades 

➢  UNICEF 

La situación de emergencia sanitaria puede hacer imposible la aplicación de alguna de estas recomendaciones.

Estas recomendaciones serán actualizadas según vayan apareciendo nuevas evidencias

Más información sobre lactancia, cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libroMi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”.
Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.
A la venta también en AMAZON
Pedro Camacho, divulgador sanitario, (entre otros médios éstarevista de salud Integra Salud Talavera, el periódico La Voz del Tajo y web sanitarias como InfoColic entre otras), es fundador y creador de contenidos de www.mireciennacido.com, y www.colicolactantetalavera.es .
Pedro es el profesional mejor valorado por sus pacientes en relación a problemas de salud del bebé como el cólico del lactante y recibe pacientes de todos los lugares de España en su consulta de Talavera de la Reina(Toledo) www.colicolactantetalavera.es  y a través de sus consultas onlinecreadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá  y el bebé en los primeros días y meses de vida.

segunda edicion del libro mi recién nacido

CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡

Síguenos en RRSS:

 

 

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email