Reflujo Gastroesofágico fisiológico y enfermedad por reflujo

El reflujo es el paso del contenido del estómago sin esfuerzo y sin forzar hasta el esófago, puede llegar o no a la boca, o incluso expulsarlo en forma de vómito.

Este tipo de episodios son normales en los bebés y por eso se conoce como “reflujo gastroesofágico fisiológico”. Ocurre en un porcentaje elevado de lactantes (>75%) con una edad de máxima expresión: entre el mes y los cuatro meses. Por suerte, de manera progresiva, va cediendo hasta los 12-18 meses de edad (en algún lactante puede persistir algo más pero generalmente ceden antes de los 24 meses).

Si vuestro bebé lo presenta, es importante saber que no es una enfermedad en sí, sino un proceso de maduración. La causa del reflujo es la inmadurez del esfínter esofágico inferior, lo que suelo llamar en la consulta “la entrada al estómago”. Éste no cierra del todo, así que el contenido gástrico sube sin apenas dificultad, a veces ayudado por movimientos o posturas del lactante, expulsión de eructos o nerviosismo del niño. Además hay que tener en cuenta que el bebé lo que toma a estas edades tempranas es sólo o mayoritariamente de consistencia líquida y estar tumbado es su posición habitual.

¿Qué podemos hacer para disminuir estos episodios que incomodan a progenitores y lactantes?

Pues tenemos varios supuestos:

  1. Si se trata de un bebé al que llamamos “regurgitador feliz”, es decir, que come bien, gana peso adecuadamente, no está irritable, no hace posiciones “extrañas” para evitar el reflujo… este caso es el típico reflujo fisiológico, y su tratamiento sólo consiste en estar tranquilos, ya que es algo habitual en los niños pequeños y remitirá. Se puede elevar unos 30º el cabecero de la cuna (no con almohadas sobre el colchón que flexionan la cabeza, sino colocando por debajo una toalla enrollada o unos tacos bajo las patas de la cuna), y se puede recomendar la postura sobre el lado izquierdo tras las tomas, además de dejarlo tranquilo y no estimularlo tras la ingesta. Además, en cuanto podamos introducir la alimentación complementaria (4-6 meses), comenzará a tomar alimentos más espesos en forma de papillas o purés, y se notará un gran cambio en muchos de los regurgitadores. En ocasiones, cuando los vómitos son muy frecuentes y se produce una mala ganancia de peso pero no hay irritabilidad ni dolor por el reflujo, puede beneficiarse de una fórmula AR o anti-reflujo, que debe ser pautada por vuestro pediatra, ya que es una fórmula con características especiales.
  2. En algunas ocasiones, podría tratarse de una alergia a la proteína de leche de vaca, por eso, si vuestro pediatra así lo sospecha, realizará un tratamiento de prueba con una fórmula hidrolizada, es decir, una fórmula especial para alérgicos que, si es efectiva, habría que mantener hasta la provocación (se habla de ello en otra entrada). Pero si no notáis cambios habría que suspenderla, ya que el hidrolizado no es el tratamiento del reflujo.
  3. Cuando el bebé presenta irritabilidad, dolor, trastornos de sueño… puede ser que el ácido del reflujo esté “quemando” el esófago, por ello vuestro pediatra pautará un protector (ranitidina, omeprazol). Este medicamento suele prepararse como fórmula magistral en la farmacia, para que sea jarabe, fácil de administrar, debiéndose tomar unos 15 minutos antes de una o dos tomas.

Tanto en el segundo como en el tercer supuesto, son casos de “enfermedad por reflujo”, que precisan de tratamiento para que no existan complicaciones como esofagitis, sangrado, aspiración pulmonar…

Pero por fortuna, la gran mayoría de los bebés presentan el primer supuesto, es decir, el reflujo fisiológico que, si bien es un poco engorroso, por tener que ir siempre con ropa de cambio para nuestro bebé, y a veces para nosotros/as, es un proceso benigno que cede antes de que nos demos cuenta y si aparece alguno de los signos de alarma que he nombrado (irritabilidad, mala ganancia de peso, posturas anómalas, vómitos excesivos… ) habrá que contarle a vuestro pediatra para que paute el tratamiento más adecuado para vuestro bebé.

Dra. Soraya Cuadrado Martín. Pediatra Especialista de la Unidad de Gastroenterología Infantil del Hospital Ntra. Sra. del Prado (Talavera de la Reina).

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libro: Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

CANAL YOUTUBE     Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡       Suscribete

Síguenos en RRSS:

 

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.