fbpx

Suplementación de la lactancia materna

Solo en caso de un amamantamiento ineficaz suplementaremos con leche materna o artificial -y lo haremos provisionalmente- para garantizar la correcta alimentación del bebé y la adecuada ganancia de peso.

Mientras tanto, os aconsejo acudir a un profesional de la lactancia para corregir un problema de agarre o de posición (si los hubiera), si solucionamos dichas dificultades conseguiremos aumentar la producción de leche por parte de la madre.

Este suplemento lo podéis intentar administrarlo con:

 

Cucharita

La alimentación con cucharita es muy adecuada para dar a tu bebé mínimas cantidades (especialmente en los primeros días de vida, cuando se encuentran adormilados y hacen pocas tomas o no succionan el pecho eficazmente).
Para ello coloca la cucharita con tu leche sobre su labio inferior para que pueda lamerla, y muy poco a poco le das una mínima cantidad.

Recipiente-cuchara

El recipiente-cuchara es parecido al biberón.

Es un recipiente que al final tiene un borde en forma de cuchara sustituyendo a la tetina.

Con el puedes darle al bebé mayor cantidad de leche.

 

 

Taza o vasito

Para la alimentación con taza o vasito, te aconsejo que al principio utilices un vaso comercializado para ello y cuando tengas más experiencia se lo puedes dar con cualquier vaso.
Los bebés de bajo peso lamerán la leche y los mayores la succionaran.
Técnica:
Hay que colocar al bebé en posición vertical y poner el vaso sobre el labio inferior evertido
(sacado hacia afuera y volteado, de forma que se vea la mucosa de la boca) e inclinarlo
ligeramente de forma que la leche lo toque.

Dejamos que el bebé que introduzca la lengua en el vasito (sin verter la leche en su boca)

 

 

Dedo-jeringa o de un dedo-sonda

La alimentación con dedo-jeringa o dedo-sonda  te  puede  resultar  de  gran  utilidad  si  la  lactancia no está aún bien establecida.

Hay que colocar  al  bebé  en  posición  vertical.

Con  el  labio inferior evertido introducimos un dedo nuestro limpio, apoyando la yema en su paladar y presionamos ligeramente la lengua del bebé  hacia  abajo;  sólo  cuando  éste  succione  le administraremos la leche con la jeringa.

 

 

Dispositivos de relactación

Otra opción para la suplementación son los dispositivos de relactación.

La mayoría de las mamás tienen el sueño de amamantar, sin embargo, existen diversos factores que pueden impedirlo, causando la frustración o sentimiento de culpa.

Existe una técnica para quienes tienen dificultades al momento de la lactancia.

Se trata de la relactancia, procedimiento mediante el cual una madre consigue recuperar su producción de leche después de que esta haya disminuido total o parcialmente, ya que permite la estimulación de los reflejos maternos de lactancia que, muchas veces, se dan por perdidos.

Los dispositivos de relactación son recipientes  llenos  de  leche  que  se  cuelgan  alrededor del  cuello.

De  una  válvula  salen  una o dos  sondas  que se fijan a los pechos de la madre con cinta  adhesiva.
Hay  que  colocar  el  extremo  de  cada sonda en la punta de cada pezón cuando se produzca el amamantamiento.
Cuando el bebé succione, obtendrá leche del relactador y del pecho simultáneamente.
Hay que extremar la higiene del recipiente y de las sondas antes de cada uso.

Biberón

Es el método de suplementación de leche más cómodo para la mamá.

Creo firmemente que si se realiza de una forma correcta, no tiene porque interferir con lactancia materna, solo hay que tener en cuenta ciertos aspectos puntuales.

Estamos acostumbrados a muchos dichos en la lactancia materna, que no por oírlos continuamente tienen que ser verdaderos en su totalidad. Uno de ellos es: “si el bebé toma biberón los primeros días de su vida, esto dificultará la instauración de la lactancia materna”.

En mi opinión, y por mi experiencia profesional, pienso que no es así.

Soy enfermero de neonatología, y estoy viendo todos los días como bebés que toman biberón agarran después perfectamente el pecho de la mamá, y la lactancia materna se realiza sin ningún problema. Para mí, esto está más que demostrado.

Muchas mamás, si no consiguen dar el pecho a su bebé, o si llegan a utilizar el biberón o el chupete en los primeros días de vida, creen que son “las peores madres del mundo” (y se sienten como si realmente lo fueran…).

Cuando se da un consejo como “No le ofrezcas el biberón o el chupete al bebé”, se hace sin duda con la mejor intención. Quizá lo que se pretende con esta recomendación es que el contacto entre la madre y el bebé sea lo más frecuente y cálido posible -para que así la lactancia materna se establezca eficazmente- y está claro que dar el pecho a demanda ayuda en esa dirección.

A pesar de todo, poner al pecho al bebé cada vez que éste llora puede llegar a ser una tarea agotadora, y no todas las madres tienen la energía y el tiempo necesarios para poder dedicarse a esa tarea durante las 24 horas del día.

Si una madre que quiere dar el pecho cree firmemente que “utilizar el biberón o incluso el chupete es un rotundo fracaso”, le costará mucho llegar a emplearlo. Y si su bebé es muy demandante, es probable que esta madre encuentre pocos momentos en los que pueda descansar y reponer fuerzas. Todo esto puede acabar provocando un estrés y un cansancio enormes en la madre, y todo ello puede acabar favoreciendo el abandono final de la lactancia materna (que era precisamente lo que intentaba evitarse desde el principio…).

Lo que trato de deciros con todo esto es que, por mi experiencia profesional, recurrir al chupete o al biberón en algún momento puntual no supone un obstáculo para que finalmente se establezca una lactancia materna adecuada.

Lactancia materna Sí, por supuesto. Pero, sinceramente, mi opinión es que NO PASA NADA si utilizan el chupete o si toman algún biberón.

Cuando hemos elegido la lactancia materna, nuestra primera opción para calmar al bebé en caso de llanto será ofrecerle el pecho. Aún así, ofrecer el biberón o el chupete sigue siendo “nuestra segunda opción”, y si finalmente necesitamos utilizarlo es importante recordar que NO PASA NADA.

 

 

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libroMi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.
Pedro Camacho, divulgador sanitario, (entre otros médios éstarevista de salud Integra Salud Talavera, el periódico La Voz del Tajo y web sanitarias como InfoColic entre otras), es fundador y creador de contenidos de www.mireciennacido.com, y www.colicolactantetalavera.es .
Pedro es el profesional mejor valorado por sus pacientes en relación a problemas de salud del bebé como el cólico del lactante y recibe pacientes de todos los lugares de España en su consulta de Talavera de la Reina (Toledo) www.colicolactantetalavera.es y a través de sus consultas online creadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá y elbebé en los primeros días y meses de vida.

segunda edicion del libro mi recién nacido

CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡

Síguenos en RRSS:

 

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email