Tiempos aproximados de conservación

El calostro se mantiene a temperatura ambiente (entre 27 – 32 ºC) de 12 a 24 horas.
La leche madura se mantiene:
• A 15ºC: 24 horas.
• Entre 19-22 ºC: 10 horas.
• A 25ºC: de 4 a 8 horas.
• Refrigerada entre 0 y 8ºC: de 5 a 8 días.

La leche congelada la podemos conservar:
• Si el congelador está incluido dentro del frigorífico: 2 semanas.
• Si el congelador está en una puerta separada del frigorífico: 3 meses.
• Si es congelador separado, tipo comercial con temperatura constante: de 6 a 12 meses.
Lo más recomendable para la conservación de la leche materna son envases de Vidrio y Plástico duro. (El de plástico duro es el más recomendado). (Evitar los recipientes que contengan bisfenol A –o BPA).

Para descongelar y calentar la leche extraída….
•Lo ideal es ir disminuyendo la temperatura poco a poco.
•La leche se debe descongelar lentamente. Para ello sácala del congelador la noche previa y ponla en la nevera. Después dejar a temperatura ambiente hasta el
momento de la ingesta. (No más de 4 a 8 horas).
•Para descongelarla más rápidamente o para templarla antes de la administración al bebé, introdúcela dentro de un recipiente con agua previamente calentada, hasta que alcance la temperatura deseada.
•No utilices el microondas ni hiervas la leche para descongelarla.
•Tras la descongelación y antes de la administración se debe agitar bien para mezclarla, ya que a leche humana almacenada forma capas de diferentes colores
(la grasa queda arriba); esa presentación no debe alarmarnos.
•No vuelvas a congelar leche que ha sido descongelada; puede mantenerse durante otras 24 horas refrigerada, siempre que no haya sido calentada ni haya estado en contacto con la saliva del bebé, pero pasado ese tiempo debe desecharse.

Si notas que tu leche tiene un olor rancio al descongelarla, es debido a la acción de una sustancia que se encuentra en la leche llamada lipasa, que transforma la grasa de la leche y provoca el cambio de su olor y sabor. NO es perjudicial –de hecho, ayuda al bebé en la digestión- pero puede provocar rechazo por su sabor. Para evitarlo, nada más extraerte la leche, procede a su enfriamiento rápido (con agua fría o con hielo) o a su congelación inmediata.
Una vez que tiene olor rancio, no se puede hacer nada para eliminarlo.

Toda ésta información y mucho más la podréis encontrar en el libro: Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

Más información también ……CANAL YOUTUBE    Suscribete        Ayúdanos a crecer ¡¡¡¡¡

1 vídeo nuevo cada semana   

Síguenos en RRSS:

Web de información sanitaria exclusiva del recién nacido.

¡Recibe nuestras novedades!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de próximos eventos, promociones y muchas más cosas.
Nombre
Apellido
Dirección email